ANÉCDOTAS DE LA LÍRICA. PARTE II

ESAS COSAS QUE A VECES PASAN II

Siguiendo con las cosillas de la semana pasada, agradezco vuestros comentarios. Hoy vamos a continuar con una anécdota no por conocida menos chusca. En el gran Teatro San Carlo de Nápoles  El tenor que interpretaba a Cavaradossi de Tosca (Giacomo Antonio Domenico Michele Secondo Maria Puccini, (Lucca, 22 de diciembre de 1858Bruselas, 29 de noviembre de 1924). Digamos que, haciendo uso de todo nuestro sentido de la caridad, no tuvo su mejor día. El público espero pacientemente al tercer acto y cuando se produce la ejecución del ínclito Cavaradossi. El Público estalló en una apoteósica ovación, no al tenor, no. Al pelotón de fusilamiento.

Hoy va de “éxitos” de tenores. Se estaba representando el último acto de  La  Wally de Alfredo Catalani (Lucca, 19 de junio de 1854Milán, 7 de agosto de 1893) En el Comunale de Bolonia. Al llegar el último acto, el protagonista masculino, Hagenbach, muere por una avalancha de nieve.  El “triunfo” del tenor fue tan impresionante,  que el público, dando gracias a la sabiduría de Mater Natura,  ovacionó largamente su muerte bajo el alud.

Otro triunfo memorable aconteció en una presentación de  Cavalleria Rusticana de Pietro Antonio Stefano Mascagni (Livorno, 7 de diciembre de 1863Roma, 2 de agosto de 1945) cuando el tenor que interpreta a Turiddu en un momento dice: Vado fuori all’aperto (Salgo fuera), el Respetable debía de estar disfrutando tanto con sus armónicos que alguien grito: Dalegli la carta igienica! (¡Dadle el papel higiénico!). Una forma sin duda elegante de mandarle a …… No olvidemos que estamos en La Ópera.

Ahora en La Traviata  Giuseppe Fortunino Francesco Verdi (Le Roncole, Busseto, 10 de octubre de 1813Milán, 27 de enero de 1901)   

Sucedió en Bolonia durante una representación del  Teatro Duse.  El tenor que representaba el roll de Alfredo era tan sumamente malo que optaron por cambiarle por el sustituto en el tercer acto. Cuando entró Germont (Padre de Alfredo)  en la fiesta que se celebra en casa de Flora y  se da cuenta del numerito que está montando su hijo dice: Dov’è mio figlio?, più non lo vedo ( Donde está mi hijo, no lo veo) dando a entender su rechazo a lo que ve.. Un espectador misericordioso se lo aclaró:  La forza, sono cambiati! (¡A la fuerza, lo han cambiado!)

Hay tenores que tienen pánico al repertorio alemán. No se por qué…… Ved este articulo que rescato de una revista del sector.

La lengua alemana es relativamente fácil. El que sabe latín y está habituado a las declinaciones lo aprende en seguida. Esto lo dicen los profesores de alemán en la 1ra lección. Y comienzan a enseñar “der”, “des”, “dem”, “den”, “die” y dicen que luego va TODO SEGUIDO.

Es sencillísimo: para verlo claro, vamos a un ejemplo. Primero, se toma un libro de alemán. Es un magnífico volumen, forrado en tela, publicado en Dortmund, y trata de los usos y costumbres de los Hotentotes (en alemán, Hottentotten).

Cuenta que los canguros, (Beutelratten) son capturados y metidos en jaulas, (Kotter), cubiertas con una tela (Lattengitter) para protegerlos de la intemperie. Esas jaulas se llaman en alemán jaulas cubiertas de tela (Lattengitterkotter) y cuando tienen dentro al canguro, a esto se le llama Lattengitterkotterbeutelratten, el canguro de la jaula cubierta de tela.

Un día los Hotentotes arrestaron a un asesino (Attentater), acusado de haber matado a una madre (mutter) hotentota (Hottentottermutter), madre de un niño tonto y tartamudo (stottertrottel). Esta madre toma en alemán el nombre de Hottentottenstottertrottelmutter y su asesino se llama Hottentottenstottertrottelmutterattentater.

La policía lo ha capturado y metido en una jaula de canguro, (Beutelrattenlattengitterkotter), pero el preso se ha escapado. En seguida comienza la búsqueda y pronto viene un guerrero Hotentote gritando:

 

– ¡He capturado al Asesino! (Attentater).


– Y, ¿a cuál?, pregunta el jefe.
– Al Lattengitterkotterbeutelratterattentater, contesta el guerrero.


– ¿Cómo que al asesino que está en la jaula de canguros cubierta de tela?, dijo el jefe de los Hotentotes.


– Es, -responde a duras penas el guerrero- el Hottentottenstottertrottelmutteratentater (el asesino de la madre hotentota del niño tonto y tartamudo).

– Anda, demonios, -contesta el jefe hotentote,- ¡podías haber dicho desde el principio que habías capturado al: Hottentotterstottertrottelmutterlattengitterkotterbeutelrattenattentater…!

¡Chupado vamos! Solo hay que cuadrarlo con las notas……… No te j……………  ¡Cuidado que estamos en la Ópera!.