La Auténtica Traviata II

 

 En septiembre de 1844, conoce a Alejandro Dumas (Hijo, no el de Los Tres Mosqueteros). Esta relación bastante turbulenta llegó hasta agosto de 1845. Así se despidió el Dumas:

Querida Marie:

No soy lo bastante rico para amarte como quisiera ni lo suficiente pobre para ser amado cómo quisieras tú. Olvidemos todo entonces, tu un nombre que debe serte casi indiferente, yo una felicidad que se me hace imposible. Es inútil decirte cuánto lo siento porque tú sabes bien cuánto te amo. Entonces, adiós. Tienes demasiado corazón como para no entender el motivo de mi carta y demasiada inteligencia como para no perdonarme.
Mil recuerdos.
30 de agosto, a medianoche.
A.D.

La verdad es que al bueno de Dumas le entró el tío Jindama de poder contagiarse de tuberculosis y se puso a buen resguardo. Así qué, ¡El romanticismo para los libros!.

Aún le dio tiempo a nuestra Marie a vivir otra tórrida aventura con otro personajes de campanillas: El compositor Húngaro Franz Liszt. Le conoció en Noviembre de 1845 y vivieron una feliz relación hasta que el músico la abandonó en Paris con la promesa, que no cumplió nunca, de hacer un viaje juntos a Constantinopla. Si bien es verdad que el proyecto se pudo caer por la muerte de Marie.

Al enterarse de su muerte  Liszt mando una emotiva nota a su amiga y también amante Marie d´Agoult:

 

No soy partidario de las Marions de Lorme o las Manons Lescaut. Pero Marie Duplessis era una excepción. Tenía un buen corazón. Fue sin duda la más absoluta y perfecta encarnación de la Mujer que jamás haya existido. Y ahora está muerta y no sé qué extraño acorde de elegía vibra en mi corazón en recuerdo suyo.

Franz Liszt

Enferma de suma gravedad, a las puertas casi de la muerte. Abandonada por Dumas y por Liszt se casa el 21 de Febrero de 1846 en Londres con el que fue su antiguo amante el Conde de Perragaux. A pesar de que el matrimonio solo tenía validez legal en El Reino Unido, cuando vuelve a Paris se crea su propio escudo de armas. Manda grabar con él su vajilla, su papel de cartas y las puertas de  sus coches de caballos.

Y dejo de ser la Divine Marie para convertirse en Madame La Comtesse du Plessis, Madame La Comtesse de Perragaux o como era usual en la época utilizando el nombre de su marido La Comtesse Edouard de Perragaux.

El 3 de Febrero de 1847, a las 23 horas en su piso del Boulevard de La Madeleine nº 11, hoy es el 15. Tras recibir los Santos Oleos fallecía Marie Duplessis. Fue amortajada por su sirvienta, su marido y protector Perragaux y el Conde Ruso Gustav Ernst Von Stackelberg, que la estuvieron velando durante semanas.

El funeral se llevó a cabo el día 5 de Febrero en La Iglesia De La Magdelene. El día 15 del mismo  mes fue enterrada en la que hoy sigue siendo su tumba en el Cementerio de Montmatre, encargada por su marido y que no lleva en su inscripción ningún título honorifico ni aristocrático.

 

Ici Repose
ALPHONSINE PLESSIS
Née Le 15 Janvier 1824
Decedée le 5 Fevrier 1847
De Profundis

 

Desde el día de su entierro hasta hoy, nunca faltan camelias blancas en su tumba.

Alejandro Dumas le hizo esta elegía titulada “M.D.” Está incluida en su libro “Pèchés de Jeunese” en que recuerda los tiempos pasados junto a Marie.

Pauvre fille ! on m’a dit qu’à votre heure dernière,
Un seul homme était là pour vous fermer les yeux,
Et que, sur le chemin qui mène au cimetière,
Vos amis d’autrefois étaient réduits à deux!
¡Pobre niña! Me dijeron que en vuestra última hora,
Un solo hombre estaba allí para cerraros los ojos,
Y que en el camino que lleva al cementerio,
Vuestros amigos de otrora ¡se habían reducido a dos!

 

El Blandifoie de Dumas se equivocó. A su entierro fue lo más granado del todo Paris…

Si os acordáis, Marie trabajó un tiempo en una fábrica de paraguas en la población de Gacé. Pues bien, en esa población, han habilitado un castillo del siglo XVI como museo dedicado a esta heroína del siglo XIX.

Dumas escribió La dama de las Camelias (En la novela se llamó Margarite Gautier), una historia, muy arregladita a su interés, de su romance con Marie.

Basándose en esa novela. Fracesco Maria Piave escribió el libreto, que después con la música que compuso Verdi entre los años 1852 y 1853, se convirtió en la Traviata.  Volvió a cambiar de nombre, esta vez por el de Violeta Valery. En un próximo blog explicaré por que cambiaban los nombres de los protagonistas.

El estreno en Venecia (Teatro La Fenice) el 6 de Marzo de 1853 fue un auténtico fracaso. El público la tomo con la soprano Fanny Salvini-Dontelli porqué la consideraba demasiado vieja (tenía 38 años) y además con un sobrepeso considerable para morir de tisis.

Verdi dijo:  «La Traviata, anoche un fracaso. ¿Fallo mío o de los cantantes? El tiempo lo dirá».

Después de unos arreglos en os actos II y III se volvió a estrenar en Venecia esta vez en el Teatro San Benedetto, después el 1 de Febrero de 1855 vino al Real de Madrid y después….. Pero esto será otra historia……….